Close

¿Sabías que el Yoga es mucho más que una Asana (postura)?

Versión accesible de ¿Sabías que el Yoga es mucho más que una asana (postura)? Locutora: Camila Romeo / Instagram @cami.romeo

Muchas veces consideramos al yoga como una actividad meramente física, pero la realidad es que se trata de mucho más que eso… Es una filosofía de vida que escapa al tiempo y al espacio. Es unión entre cuerpo, mente y espíritu.

En primer lugar, cabe destacar que, en el comportamiento social del ser humano encontramos, como premisa esencial, la no violencia (ahimsa); no sólo en la acción contra otros seres, sino también en los pensamientos y las palabras. En la práctica del yoga, esta idea puede traducirse como: no violentar el propio cuerpo, puesto que de nada sirve exigirse al máximo si uno está sufriendo, ya que así sólo aplicamos violencia contra nosotros mismos. 

Otro elemento del yoga que vale rescatar es el que refiere al de la práctica de una buena conducta social; es decir, ser impecables con nuestras palabras y decir la verdad lo más amablemente posible (satyam). ésto encuentra su fundamento en el hecho de que todo lo que hablamos y pensamos queda suspendido en el cosmos y nos vuelve de alguna manera; es por ello que la filosofía de vida del yoga propugna por la honestidad ante todo.

La codicia y los deseos (asteya) son, para esta forma del ser y del pensar, causas de las desarmonías en las conductas sociales. en este sentido, por ejemplo el robar es considerado como un acto fundamentalmente aplicado, no sólo a objetos materiales, sino al tiempo, las emociones, pensamientos e ideas de otros seres, entre otros elementos.

Por otro lado, la filosofía del yoga entiende que, en materia de comportamiento personal, es importante considerar al propio cuerpo como si fuera un templo, que debe permanecer puro y limpio, interna y externamente (saucha). En tal sentido, se propicia el consumo de alimentos de origen natural -lo menos procesados posible-; la realización de un buen aseo; evitar el consumo de tabaco, estimulantes e intoxicantes; entre otras cuestiones.

Internamente, se promueve el tener una “mente limpia”, libre de pensamientos negativos; que se permita vivir con alegría y satisfacción el momento presente (santosha), sin cargar con anhelos del pasado, ni ansiedades acerca del futuro. De este modo, se busca la felicidad por lo que tenemos, sin esperar más nada; aceptando la simpleza en todos sus aspectos. Tener una conducta social más pura nos lleva, conforme a esta filosofía, al autoconocimiento del ser (svadhyaya) y a aprender que “la felicidad” no debe ser depositada en relación con determinados objetos o personas, ya que éstos cambian y se desvanecen a lo largo del tiempo. En este sentido es que se destacan los principios de austeridad ante todo y simpleza de objetos materiales (tapas).

Ahora bien, en cuanto a la práctica física del yoga -que debe desarrollarse de un modo acorde a la filosofía de vida antes descripta-, dentro de las posturas (asanas), la principal premisa es la de no realizar ejercicios que sean violentos ni forzados hacia uno mismo. Por dicha razón es que las posturas deben ser firmes, naturales, respirables y agradables.

Una práctica de yoga es una meditación en movimiento; es invitar a la mente a ocuparse del cuerpo y despreocuparse de sus pensamientos por un rato. Si el cuerpo está relajado, entonces, la mente lo sigue. Cuando las posturas son forzadas, los músculos se contraen, la respiración se altera y no logramos calmar la mente. Es por ello, que las asanas correctas favorecen la flexibilidad y la tranquilidad mental, estimulando los órganos internos y abriendo los chakras (7 puntos energéticos).

Las asanas deben llevarse en conjunto con las respiraciones (pranayamas). Cabe destacar al respecto que el vocablo prana significa vitalidad: es energía en la respiración, en el aire. La mente y el prana van siempre “de la mano”, de forma coordinada (podemos notar al respecto que cuando estamos nerviosos la respiración y la mente se agitan, del mismo modo que cuando estamos calmados, ambos se aquietan).

La cantidad y variedad de pranayamas a realizar durante una práctica de yoga es enorme. En ellos se combinan inhalaciones y exhalaciones, la duración de las mismas, retenciones con pulmones llenos y en vacío, y usos de una sola narina (cada uno de los orificios de las fosas nasales que las comunican con el exterior). Es por este motivo que, en función de las diversas combinaciones de dichos elementos, existen pranayamas físicamente calentantes, al igual que los hay enfriantes y neutros.

Lo importante en todo el proceso es escuchar siempre a tu cuerpo-mente, para saber qué están necesitando en cada uno de los distintos momentos de la práctica de yoga. Los beneficios de ello son siempre positivos: estimular la circulación, mejorar el aparato digestivo, equilibrar el sistema nervioso central, disminuir el ritmo cardíaco y tener un mejor descanso.

Vale resaltar que, para poder calmar la mente, es necesario controlar el “alimento” que ingerimos por los 5 sentidos (pratyahara); entendiendo como alimento todo aquello que ingresa a nuestro cuerpo. Es fundamental, entonces, discernir entre qué escuchar, tocar, oler, degustar y ver. De este modo, el yoga te propone ser amable con tus órganos sensoriales y ofrecerles el mejor estímulo posible.

El gran desafío que propone la práctica de yoga es dirigir nuestra atención e intención a un sólo punto y permanecer allí, dando lugar a la concentración; alejando los pensamientos y callando la mente (dhyana). Es allí dónde y cuándo se genera el cambio.

La meditación empieza cuando silenciamos nuestra radio mental, permaneciendo en paz, armonía y tranquilidad. Por todo ésto es que el yoga es SER, no sólo HACER.

 

Como el encierro a veces te vuela la peluca,  Samanta decidió dar clases gratuitas por Instagram durante toda esta cuarentena: @samantalorenzo, ¡Son súper recomendables!

También para pagar la lechuga, que está algo cara por cierto, dicta clases particulares. En eso no nos metemos pero te pasamos sus datos de contacto: samantalorenzo@gmail.com / 11 5027-7598

 

scroll to top