Close

La cuestión de género en la agenda parlamentaria

   

Desde una perspectiva de género, Georgina Vitetti analiza la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión del Honorable Senado de la Nación en el período 2003 – 2019.

La perspectiva de género es un enfoque que invita a repensar las identidades vinculadas a roles y estereotipos de género administrado y reflexionar sobre aquello que modula nuestras acciones reproduciendo desigualdades, discriminación y violencia de género en todos los ámbitos. 

El análisis realizado sobre la perspectiva de género en el marco del funcionamiento de la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión del Senado de la Nación (2003-2019), se enmarca bajo una distinción de género acotada a femenino y masculino -es decir senadores y senadoras-. Es decir que se procede a una restricción en lo que respecta al concepto de género -que es más amplio-, teniendo en consideración una definición donde lo femenino ha sido históricamente subordinado a lo masculino. 

Las categorías estudiadas incluyen tanto las presidencias como a las y los integrantes de la Comisión y la autoría de los proyectos de ley tratados que, a lo largo de los distintos períodos parlamentarios durante 17 años, tuvieron origen en el Senado. A saber:

Presidencias de la Comisión 

El senador por Jujuy Guillermo Raúl Jenefes fue el primer presidente de la Comisión, desde su creación en 2003, hasta 2009. Posteriormente, la Comisión estuvo a cargo de la senadora por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires María Eugenia Estenssoro, quien ocupó el cargo entre 2010 y 2011. Luego, desde diciembre de 2011 y hasta 2017, la presidenta fue la senadora también por Jujuy Liliana Beatriz Fellner. Finalmente, en 2018, asumió el senador por Chubut Alfredo Héctor Luenzo, actual presidente.

En relación a esta categoría, puede advertirse cierta paridad de género, toda vez que la presidencia de la Comisión estuvo 8 años a cargo de senadoras y otros 9 años en manos de senadores. 

Integrantes de la Comisión

Desde 2003 a 2019, la Comisión ha estado compuesta por 163 senadores y 107 senadoras, siendo 2004 el único año donde se observa una paridad de género, cuando estuvo integrada por 8 senadores y 8 senadoras. 

Autoría de los proyectos de ley tratados con origen en el Senado

Desde 2003 hasta 2019 inclusive, la Comisión trató 339 proyectos de ley, de los cuales 115 fueron dictaminados. En los 17 años analizados la Comisión trató 291 proyectos de ley originados en el Senado de la Nación, de los cuales 162 fueron presentados por senadores y 129 por senadoras. Se observa en este punto una ligera tendencia masculina en el tratamiento en Comisión de las iniciativas de ley originadas en Senado, pero, la tendencia se empareja cuando incluimos los proyectos venidos en revisión de la Cámara de Diputados y los Mensajes del Poder Ejecutivo.  

Ahora bien, a la hora de analizar la paridad de género es preciso reflexionar sobre el hecho de que que no sólo debe lograrse la paridad del género femenino en relación al masculino, sino la equidad de otros colectivos, como así también mayor representación que democratice efectivamente la política y encare como reto todos los temas y problemas que vivimos con injusticia o dolor. 

Es necesario que dejemos de ser el número de las estadísticas para que la voz de las mujeres y diversidades sea respetada y escuchada a la hora de los debates públicos y en ese camino tendremos que encontrarnos definiéndonos y defendiéndonos como plurales en ideas, pero iguales en derechos.

Asimismo, la voz de las mujeres en el Congreso favorece la sanción de leyes, la producción de políticas públicas, que redundan en la ampliación de los derechos de la mujer y las diversidades en diferentes campos de la vida social. 

En este sentido, innumerables iniciativas en estos últimos años han demostrado que las legisladoras han dado particular impulso a variadas normas para subsanar situaciones discriminatorias y que cumplen un rol fundamental a la hora de favorecer el debate de asuntos vinculados con la agenda internacional de derechos humanos de las mujeres y diversidades. A lo largo de este trabajo se intentó dar cuenta y enumerar algunas de ellas. 

En otro orden, es interesante destacar la Resolución 1657/19 que firmó el presidente de la Cámara Baja, Sergio Masa, disponiendo la “Igualdad de Género” en las presidencias de las Comisiones de Diputados, estableciendo por primera vez en la historia paridad a nivel parlamentario, marcando un hito en la materia y garantizando que estén en un primer plano los derechos de las mujeres en tanto legisladoras.

En virtud de ello, es una buena iniciativa continuar con el camino de la Cámara Baja y establecer desde la formalidad que las comisiones tengan paridad no sólo en las presidencias de las comisiones sino también en la conformación de los equipos técnico-administrativos. Debido a los retiros voluntarios establecidos durante la presidencia en la Cámara Alta de Gabriela Michetti (2015-2019) hubo concursos de cargos y un dato favorable es que al día de hoy en las 27 comisiones existe paridad, dado que 14 son secretarias y 13 son secretarios. 

En síntesis, legislar en clave de género significa sentar las bases para la construcción de una sociedad democrática, justa e igualitaria, sin subordinaciones ni violencias entre sus integrantes. Para lograr esto, es necesario que el personal legislativo se encuentre sensibilizado en torno a las problemáticas de género que sufre nuestra sociedad y conozca la base teórica desde la que se erige dicha perspectiva. En función de ello, será posible aplicarlo a la práctica y que cada día la perspectiva de género sea algo introyectado como una práctica cotidiana de nuestra visión del mundo.  

Por ello, es importante comenzar a interrogarnos sobre las condiciones que, a través de la historia, influyeron en la formación de la división sexual del trabajo y que la siguen haciendo factible en la actualidad. 

Es sumamente enriquecedor seguir cuestionándonos y analizarnos en virtud de deshacer los modelos normativos de “producción” social basados en la división sexual, así como extender la mirada hacia los distintos tipos de opresión que sostienen estigmatizaciones y reproducen desigualdades en los ámbitos laborales. 

Además, en muchas situaciones existe la participación selectiva por género en el acceso a posiciones de autoridad institucional, cuando determinadas personas por su condición de género, no consiguen llegar a los mismos lugares que los hombres, aunque no existan reglas formales que lo impidan, provocando lo que se denomina “techos de cristal”.

Podemos observar estos escenarios en el registro histórico de secretarios parlamentarios o la Presidencia de la Cámara de Diputados, entre otros. En este sentido, para evitar la restricción de la participación en ciertos lugares, se deben analizar los horarios en los que se realizan determinados procesos de toma de decisiones, como los horarios de las sesiones, contemplando de esta manera a las personas que tienen menores o personas a su cargo, y que suelen ser en la mayoría de los casos las mujeres las que cargan con esas tareas.  

En resumen, la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, ha venido trabajando la perspectiva de género y aplicándola, tanto a nivel político, como técnico-parlamentario. En este sentido, podemos decir, que existe paridad de género, pero que queda un camino más profundo aún para lograr la equidad o igualdad en representación de otros colectivos o género. 

Se trata entonces de redefinir las dinámicas de algunos procesos para contemplar la posibilidad de participación de todos los géneros y en ese camino estamos. 

Georgina Vitetti
+ posts

Especialista en telecomunicaciones y políticas públicas de información y comunicación. Con más de 10 años de trabajo en el Senado de la Nación. Actualmente se desempeña como asesora legislativas en la Comisión de Sistemas, Medios de Comunicación y Libertad de Expresión de dicha Cámara. Es Lic. en Comunicación Social (UNLP), con una especialización en Comunicación y Medio Ambiente.

scroll to top