Close

Jorge Luis Borges y la Ciudad

Borges: Los laberintos de un Escritor «El fundador mítico » (6:25), Biblioteca Parlante «Mirá lo que te digo», CD Nro. 20. Gentileza de Oscar Bosetti, Centro de Producción en Educación y Comunicación (CePCE), Área Radio, Facultad de Ciencias de la Educación, Universidad Nacional de Entre Ríos.

Se pueden señalar dos gestos diferentes de Borges con respecto a la representación de Buenos Aires que corresponden a diferentes períodos de su obra: el primer Borges -el de los tres primeros libros de poesía, los tres primeros libros de ensayos, y Evaristo Carriego- es el que crea la visión mítica de las afueras de la ciudad: las orillas. Creación que es relativamente realista, ya que las calles y los lugares geográficos que Borges nombra existen en un mapa topográfico de la ciudad. En cambio, en el cuento La muerte y la brújula, si bien Buenos Aires persiste como un tema constante, nos encontramos con una representación de la ciudad sustancialmente diferente. 

Los siete primeros libros -escritos a partir de 1921 cuando regresa a Buenos Aires- son un punto de encuentro entre el pasado de una ciudad que él imagina que existió y la mirada vanguardista del que regresa: el encuentro entre la tradición criolla nacional y la tradición europea. En ese encuentro, Borges construye su literatura que se constituye entre el cosmopolitismo y el criollismo, entre lo universal y lo particular; una literatura que encuentra su marca espacial en las orillas de Palermo. Para construir las orillas, indaga y recorta el espacio literario de Evaristo Carriego: deja de lado el sentimentalismo y la queja del Palermo infeliz y progresista, para centrarse en la versión poética del suburbio: los ámbitos de sociabilidad del barrio, el guapo, la fiesta, la pelea y la conversación. 

Pero las orillas, en Borges, no son el reflejo de un referente externo, sino la incorporación de ese referente construido de modo tal que resulta ser la solución imaginaria de las contradicciones objetivas que están en lo real. Se trata de una intervención que brinda una solución imaginaria a una situación histórica y objetiva concreta, que es el conflicto entre un pasado criollo y un presente moderno, entre el criollismo y el cosmopolitismo.  Borges inventa un  pasado de la ciudad criolla y, a su vez, reinventa el escenario heroico de las guerras de la independencia, la llanura heroica, el mito del coraje y los códigos de honor de esa sociedad criolla, para oponerlo a la ciudad moderna sin raíces, producida por la inmigración, la mezcla y la abundancia económica.

Si  en los primeros libros de poemas de Borges, encontramos  dos ciudades: la “real”, con su colección de casas, patios, zaguanes, calles y plazas que el caminante atraviesa , y la ciudad análoga, fabricada como simulacro de ese otro simulacro que es el yo;  en  La muerte y la brújula,  Borges  funda  la idea de Buenos Aires como una ciudad abstracta e internacional,  una ciudad invisible cuya descripción no es la de la ciudad tal cual la vemos, sino  una ciudad imaginaria.. En efecto, todo el cuento se desarrolla en una Buenos Aires artificiosamente enmascarada por toponímicos y apellidos ingleses, franceses, alemanes, judíos, irlandeses, y nórdicos.  No obstante, pese a esos nombres extraños de calles y lugares, la topografía de Buenos Aires emerge inconfundible: El Hotel du Nord está en el Norte, como el Hotel Plaza; Buenos Aires es un puerto, como Toulon y Liverpool. Borges traduce a Buenos Aires pero en dirección inversa: pone los nombres europeos en vez de los locales, obligando, a la vez, a traducir lo extranjero para recobrar lo argentino. 

Al utilizar la traducción, Borges logra la síntesis de dos ciudades: la europea y la criolla; la futura y la del pasado. La verdadera Buenos Aires es para Borges la combinación híbrida de lo extranjero y lo local; la mezcla heterogénea políglota, la yuxtaposición contradictoria de una ciudad que no excluye los contrarios, sino que los mantiene y los integra.

 

 

Bibliografía:

Sarlo, Beatriz: Borges, un escritor en las orillas, Ariel, Buenos Aires, 1995

Pezzoni, Enrique: El texto y sus voces, Sudamericana, Buenos Aires, 1986

Nancy Lorenzo
+ posts

Licenciada y profesora en Letras. Cursa la Maestría en Ciencias políticas y Sociología. Caminante incansable de los senderos patagónicos. Amante de los refugios de montaña y de los andinistas. Amiga de los soñadores, de la naturaleza, y de los libros

scroll to top