Close

El sexting como estrategia para combatir el aislamiento

Esta práctica se ha convertido en una buena opción para los encuentros íntimos de las parejas separadas por el aislamiento social obligatorio, pero sobre la que se deben tener ciertos cuidados. ¿Cuándo nació? ¿Qué ventajas y desventajas tiene? Postperiodismo te lo cuenta, bajo reserva absoluta de la identidad de lxs consulados, por tratarse de datos “sensibles”. 

El sexting o sexteo​ es un término que se refiere al envío de mensajes sexuales, eróticos o pornográficos, por medio de teléfonos móviles u ordenadores. Su nombre es un acrónimo de “sex” (sexo) y “texting” (escribir mensajes). El origen data del año 2005 cuando el periódico The Sunday Morning publicó una nota en donde hacía referencia a esta práctica que comenzaba a extenderse entre los adolescentes de países anglosajones. Hoy en día ya abarca los 5 continentes, favorecida por el furor de las redes sociales y las apps de citas. 

En tiempos de confinamiento, el Ministerio de Salud de la Nación avaló el uso de esta práctica como “sexo seguro” en el marco de la pandemia. El infectólogo José Barletta aseguró en su momento que “hay poca información a la fecha de si es posible la transmisión por vía sexual, pero también es bastante probable que pueda transmitirse a través de prácticas como el sexo anal u oral», reiterando que “el distanciamiento es la medida más efectiva que tenemos para prevenir la transmisión del coronavirus”. En este escenario, mencionó las herramientas disponibles como las videollamadas, el sexo virtual, el sexting, como una buena alternativa.

Lo común es que se realice de manera íntima y de mutuo acuerdo entre dos personas siendo una práctica totalmente lícita. Pero ¿Qué sucede cuando las personas recién se conocen? Bruno de Avellaneda cuenta que lo más difícil es cómo dar el primer paso, sobre todo, en una pareja aún no establecida. “Suele ser complicado en una primera instancia. La mujer puede compartir fotos que eroticen, y que no sean tan pornográficas como en el caso del hombre, que está más genitalizado”, explicó. 

En su caso particular todo comenzó cuando la chica que conoció justo antes de comenzar la cuarentena le envió una foto tirada en la cama en ropa interior mirando una película. “Mi comentario fue: que interesante, y ahí se fue dando”. Por otra parte, asegura que si la otra persona no le hubiese dado el pie, él no se hubiese animado. 

“Hay un punto donde no se pregunta, sino que se tantea si la otra persona quiere lo mismo o no. Y luego no hay términos medios: se envía o no se envía la foto, se acuerda o no se acuerda hacer la videollamada”. De acuerdo con Bruno, otro de los problemas es el dispositivo, debido a la dificultad de textear y “gozar” al mismo tiempo. “Una gran ventaja del sexting para los hombres, es que una vez finalizado el acto, tenemos una breve charla por pura cordialidad y a dormir”, relata con cierta picardía. 

Otro testimonio lo brinda Cynthia de Belgrano, que indica que con su pareja, con quien sale desde hace algunos meses y los “separó” la cuarentena dado que él vive en Hurlingham, es que se ponen tópicos para el próximo encuentro. Él le pide alguna foto con determinada ropa, y ella le pide algún video de él haciendo determinada cosa o dándose placer con una foto de ella. “Una ventaja es que nos invita a reinventarnos y explorar gustos y temáticas de interés sexual de la otra persona”.

En el caso de Cynthia que tiene una pareja con una confianza ya construida “no hay límites” a la hora de escribir mensajes subidos de tono, ya que nunca serán mal interpretados. No así en el caso de las personas que recién se conocen, en donde “tirarse a la pileta” con groserías puede salir bien o conseguir una ofensa de la contraparte y el fin del vínculo -de momento- virtual. 

Recomendaciones

El sexting se ha ido incrementando no sólo entre adolescentes, sino también entre adultos, convirtiéndose en una práctica habitual sobre todo en estos tiempos. Lo que hay que tener en cuenta ante esta práctica, es que puede existir la “pornovenganza” a través de las tecnologías de la información y comunicación, con la viralización de imágenes y videos teniendo graves consecuencias sobre la intimidad de la persona afectada.  

La Fundación Huésped brindó algunas recomendaciones para tener sexo virtual seguro durante la cuarentena. Entre ellas es fundamental tener en cuenta que no estás obligado/a a practicarlo. Si no es de confianza, no accedas. Es clave que haya consentimiento mutuo y asegurarse de que la persona que reciba tu contenido sea alguien que conocés, de confianza, y cuide tu privacidad.

En cuanto a la seguridad de los dispositivos, la Fundación Huésped recomienda bloquear la pantalla y encriptar el celular: nadie podrá acceder a los archivos en caso de pérdida o robo. 

También es fundamental ponerle  contraseña a la galería de fotos y no guardar las fotos en la nube automáticamente: en caso de utilizar Drive, Dropbox, o iCloud se podrían ver desde otros dispositivos. 

Es importante usar apps que permitan autodestruir los mensajes, como Signal o Telegram, aunque siempre se podrán hacer captura de pantalla o tomar una foto con otro dispositivo. No mostrar la cara en las fotos o videos por si el contenido se difunde sin nuestro consentimiento. Tampoco mostrar zonas del cuerpo con marcas o tatuajes por los que se te pueda identificar y utilizar fondos neutros para que nadie pueda reconocer el lugar en el que se hizo. 

Y, por último, si  alguien te amenaza con distribuir tus fotos o videos hace la denuncia llamando al 134 o la fiscalía más cercana a tu domicilio.

Valeria Guerra
+ posts

Lic en Ciencias de la Comunicación (UBA). Posgrado en Comunicación Corporativa (UADE). Maestrando en Gestión de la Comunicación en las Organizaciones (Universidad Austral). Periodista agropecuaria. Comunicadora en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria.

scroll to top