Close

Claroscuros del régimen de visualidad

Mariana Álvarez Broz y Sebastián Settanni estudian la diversidad sexo-genérica en los medios de comunicación de la Argentina contemporánea. Analizan cómo la ampliación de derechos incidió en los formatos televisivos de consumo masivo sin dejar de abrir nuevas preguntas, mientras observan un cambio en la agenda política y cultural, cuyas representaciones de la inclusión social deben ser revisadas en tiempos de deconstrucción y debate.

El bienio 2010-2012 constituye una etapa de cambios significativos en materia de de¬rechos de ciudadanía para lesbianas, gays, bisexuales y trans luego de la sanción parlamentaria de la Ley de Matrimonio Igualitario y de la Ley de Identidad de Género. El estado argentino atendió las demandas exigidas durante décadas por el movimiento de la diversidad sexual que, “políticas de la visibilidad” mediante, luchaba en pos de lograr respeto, dignidad e igualdad de derechos a través de las Marchas del Orgullo, el establecimiento de canales de diálogo con el Estado y el poder político de turno, y de las apariciones de sus militantes en los medios masivos de comunicación.

Si bien tras el retorno de la democracia se habían dado algunos avances en materia legislativa, entendemos que las normativas anteriormente mencionadas entraron en escena poniendo en tela de juicio varios de los sentidos y representaciones socio-sexuales dominantes. Es decir, posicionando a la sexualidad como una construcción histórica y sociocultural atravesada por relaciones de poder. Los medios masivos de comunicación tomaron nota del nuevo escenario tras el cambio de la perspectiva estatal respecto de la regulación de las sexualidades alejadas de la heteronormatividad.

En adelante, el dispositivo mediático construyó y puso en circulación novedosas representaciones a través de múltiples géneros y formatos, dejando atrás los históricos discursos que estereotipaban y estigmatizaban a los sujetos que tensionaban la heteronorma, al representarlos (únicamente) como amorales, desviados y promiscuos.

Si hacemos foco en la ficción televisiva, en la era post leyes proliferaron distintos programas que, en el denominado prime time y con elevados niveles de rating, pusieron en la escena mediática a la comunidad LGBT, focalizando en distintas dimensiones de su vida social. Entre esos tópicos, adquirieron relevancia las relaciones erótico-amorosas entre dos varones (“Farsantes” – Canal 13) y entre dos mujeres (“Las Estrellas” – Telefe); los conflictos familiares que acarrea la relación de pareja entre un hombre gay y una mujer transexual (“La viuda de Rafael” – TV Pública); el rol de las instituciones de socialización primaria (familia y escuela) en el proceso de transición de una masculinidad trans y la legitimidad del discurso médico-psi para tutelar ese devenir trans (“100 días para ena¬morarse” – Telefe), por citar algunos ejemplos.

A pesar de estar en presencia de nuevos regímenes de visualidad, continúa siendo per¬tinente preguntarse acerca de cuáles son los claroscuros de los mencionados regímenes; qué características adoptó esa “nueva visualidad”; si hay discursos y sentidos que perduraron a pesar de las transformaciones de las normativas estatales; cuáles son las nuevas modalidades de representación (hegemónicas); en qué marcos de sentidos se inscriben a los sujetos representados; qué nuevas clausuras de sentido se imponen; o cuáles son las problemáticas invisibilizadas u opacadas a pesar de la hipervisualización.

En definitiva, en cómo se representa a aquello que aún se considera “diferente” en términos sexo-genéricos, cuando se ficcionalizan sujetos, prácticas, discursos y problemáticas sociales históricamente relegados y desatendidos.

Las preguntas planteadas también son apropiadas para el género informativo a cargo de la puesta en circulación de representaciones mediáticas ligadas a la realidad política, social, económica y cultural de una nación. En especial cuando los acontecimientos se relacionan con crímenes de odio, con la politización de la comunidad LGBT vía protestas y acciones colectivas, o con agresiones en el espacio público urbano.

¿Por qué es importante realizarse estas preguntas y postular la necesidad de su posterior estudio? Porque consideramos sumamente relevante el carácter político e ideológico de las representaciones mediáticas en la dimensión cultural, porque entendemos que su análisis constituye un territorio fértil para indagar cómo se naturalizan, legitiman y reproducen las relaciones de poder, porque asumimos que los medios de comunicación no operan en soledad sino que lo hacen en diálogo con el Estado y sus agencias, y porque las distintas modalidades de representación mediática contribuyen a (des)naturalizar y (des)legitimar en el terreno simbólico-cultural a ciertos sujetos, prácticas y discursos subalternos (con todo lo que ello significa si tenemos en cuenta que lo realizan desde posiciones dominantes).

Mariana Álvarez Broz

Doctora en Sociología (IDAES-UNSAM). Magister en Sociología de la Cultura y Análisis Cultural (IDAES-UNSAM). Licenciada en Ciencias de la Comunicación (FSOC-UBA). Docente e investigadora (IDAES-UNSAM / FSOC-UBA). Co-coordinadora del Programa de Estudios sobre Sexualidades, Géneros y Violencias (IDAES-UNSAM).

Sebastián Settanni

Doctorando en Ciencias Sociales (UBA). Magister en Sociología de la Cultura y Análisis Cultural (IDAES-UNSAM). Licenciado en Ciencias de la Comunicación (UBA). Docente e investigador (FSOC-UBA / IDAES-UNSAM). Estudia la articulación entre diversidad sexual, espacio, visibilidad y (des)igualdad.

Mariana Alvarez Broz y Sebastián Settanni
+ posts

Mariana Álvarez Broz es Doctora en Sociología (IDAES-UNSAM). Magister en Sociología de la Cultura y Análisis Cultural (IDAES-UNSAM). Licenciada en Ciencias de la Comunicación (FSOC-UBA). Docente e investigadora (IDAES-UNSAM / FSOC-UBA). Co-coordinadora del Programa de Estudios sobre Sexualidades, Géneros y Violencias (IDAES-UNSAM).

Sebastián Settanni es doctorando en Ciencias Sociales (UBA). Magister en Sociología de la Cultura y Análisis Cultural (IDAES-UNSAM). Licenciado en Ciencias de la Comunicación (UBA). Docente e investigador (FSOC-UBA / IDAES-UNSAM). Estudia la articulación entre diversidad sexual, espacio, visibilidad y (des)igualdad.

scroll to top