Close

Asanas de equilibrio

Busquemos el equilibrio en las asanas de equilibrio…Suena confuso, ¿no? Pero es real. Nuestra Yogui Samanta Lorenzo nos explica cómo lograrlo.

Las llamadas posturas de equilibrio suelen ser, para muchos, de las más difíciles de lograr, porque nos obligan a estar más presentes en el aquí y el ahora, o sea, en el tiempo real del ser. Por sus características, centradas en encontrar el punto de balance exacto, este tipo de asanas ayudan a acentuar la estabilidad emocional, la concentración y la seguridad. Además, permiten:

  • regular el funcionamiento del sistema nervioso;
  • fortalecer huesos y músculos;
  • normalizar la circulación sanguínea y el funcionamiento de los órganos; y
  • evitar el estreñimiento.

Entre las posturas de equilibrio más básicas encontramos las siguientes:

  • Vrkasana (Postura del Árbol)
  • Virabhadrasana III (Postura del Guerrero)
  • Garudasana (Postura del Águila)
  • Bakasana (Postura de la Grulla)

Para lograrlas, los tres elementos esenciales son:

  • Alineación: hace que el equilibrio sea físicamente posible.
  • Fuerza: nos brinda el poder de crear, mantener y ajustar la alineación.
  • Atención: supervisa continuamente la alineación y nos permite corregir la postura.

Sin embargo, si en el momento en que estamos practicando estas asanas tenemos la mente en sucesos del pasado (anhelos) o en situaciones imaginarias del futuro (ansiedades), nos va a costar mucho sostenerlas.

Por eso, para poder conectar con ellas, te dejo algunos tips que te pueden ayudar:

  • Abrí bien los dedos de los pies: imaginá que tus pies son como las garras de un animal que necesita sostenerse sólo con ese punto de apoyo.
  • Mirá un punto fijo delante de tus ojos o próximo en el suelo.
  • Si tenés pensamientos recurrentes (uno de los motivos principales por los cuales nos distraemos y perdemos el equilibrio), escuchá tu respiración y sumá el pranayama Ujjayi en ese instante.
  • Contraé la zona subumbilical, acercando la distancia entre tu ombligo y el hueso pubis.
  • Crecé con la postura: sentí que te tiran de la coronilla hacia el cielo y alargá tu columna.

En suma, cuando trabajamos para desarrollar un buen equilibrio, estamos adquiriendo estabilidad, tranquilidad, espiritualidad, concentración y capacidad de meditación. Todos estos factores nos ayudan a controlar situaciones de la vida diaria y nos permiten ser más ecuánimes. Por eso, es importante lograr, mediante las posturas de yoga, un buen equilibrio. Constancia y paciencia son las claves para hacerlo. Te invito a que lo descubras!

Desde que empezó la cuarentena Samanta decidió dar clases gratuitas por Zoom para que a nadie se le vuele la peluca: , ¡Son súper recomendables!

Todos los martes de 18.30 a 19.30 hs. (ojo, si le querés invitar un café, lo toma sin cafeína). También deja sus clases grabadas en  Instagram TV y podés hacerle prguntas por el mismo Sami Canal @samantalorenzo

También para pagar la lechuga, que está algo cara por cierto, dicta clases particulares. En eso no nos metemos pero te pasamos sus datos de contacto: samantalorenzo@gmail.com / 11 5027-7598

 

Samanta Lorenzo
+ posts

Instructora de yoga y meditación, con 7 años de experiencia, enfocada en vinyasa, hatha, yogaterapia, yoga prenatal y meditación. También estudió Diseño Gráfico (UBA) y ejerció durante 10 años esa profesión; pero la vorágine de la sociedad actual la hizo darse cuenta de que su vida tenía como premisa otra filosofía, acercándose día a día al yoga. Comenzó sus estudios en Ananda, y terminó graduándose como Maestra.

scroll to top